Cómo elegir una fuente para tu web

Una de las decisiones más importantes durante el diseño de una web es la elección de la fuente (tipografía), ya que esta comunica por sí sola, incluso sin que las personas se den cuenta de ello. Durante años los medios de comunicación y la publicidad han establecido asociaciones entre tipos de letras y emociones, por lo que es bueno ser consciente de que las asociaciones mentales que se producen con la tipografía para así trasmitir nuestro mensaje de forma correcta.

 

1. ¿Serif o Sans-Serif?

Esta es probablemente la primera decisión que debas hacer, porque limitará las opciones. La diferencia entre ambas es sencilla: las fuentes de tipo sans-serif no tienen esos remates o trazos que se extienden en los extremos de cada letra. También debemos tener en cuenta qué transmite cada tipografía:

  • Serif: clásico, elegante, tradicional.
  • Sans-Serif: modernidad, limpieza.

 

2. Buscar en un directorio de fuentes

Para aquéllos que no podáis invertir mucho en el diseño, Google Fonts es vuestro directorio. Es gratuíto, fácil de usar y tiene una gran variedad de fuentes para elegir. Si estáis buscando otro tipo de fuentes, o queréis tener más opciones, entonces Typekit es una gran opción. Requiere de una suscripción para poder acceder a todo el contenido, pero también dispone de un período de prueba gratuíto que da acceso a una pequeña parte de sus tipografías.

 

3. ¿Cuántas fuentes usar?

Es extraño encontrar una página web con solo un tipo de letra. Lo habitual es elegir dos tipos de letra, uno para los títulos y otro para los textos. Nuestra recomendación es no utilizar más de tres y  cuidar ante todo de que las fuentes sean diferentes entre sí pero que se complementen en su estilo.

 

4. El contraste es bueno

A veces, usar fuentes que contrasten es bueno. Si se eligen con cuidado, pueden llevar tu web al siguiente nivel.

 

5. Visión de conjunto

Cuando se selecciona una fuente, se debe tener una idea general de lo que se desea transmitir. Si se desea una apriencia moderna, joven y divertida, quizá se quiera elegir una fuente curvilínea que añada vida a tu web. Si deseas una imágen profesional, probablemente sea mejor optar por una fuente simple y linear.

 

Recuerda ser coherente en toda tu página con los tipos una vez que te hayas decidido por ellos y no utilices otra combinación de letras en otra subpágina.

No hay comentarios

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad *

Cuéntanos tu proyecto y lo haremos realidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies